domingo, 21 de mayo de 2017

Las huellas del poder político en la desaparición de Erica Soriano

  Un dato de gran importancia que después de publicarse el artículo sobre Érica Soriano (ver ayer) hizo volver a mi memoria un amigo fue que al otro día de la noche fatídica para Érica, La Defensa de Lanús publicó que se levantaron las guardias en el Cementerio de Lanús, nos enteramos por fuentes de la Vigilancia y Gerardo Masiello lo alertó primero en el programa Ensalada Mixta por la radio de Silvano Lanzieri.
  Darío Díaz Pérez  llamó al gobernador Osvaldo Scioli para advertirle que desde La Defensa queríamos “tirarle mierda y lo denunció” al entonces subjefe de policía Salvador Baratta ante Scioli, porque Baratta había recibido la información y lo había llamado.
  En La Defensa se publicó que el contacto con el crematorio a Lagostena se lo proporcionó un culata, ex poli, vinculado al secretario de Gobierno Juan Carlos Viscelino.  El hombre era vecino de la cochería La Paz, cochería que había pertenecidos al padre de DL.
 La memoria popular se reconstruye con el aporte de todos y esto significa que el pueblo no olvida.
No fuimos escuchados
El 15/9/2010, además puntualizaba La Defensa sobre la noche del 21/8/10:
 “-Que durante la noche del sábado 21/8 cuando Erica se hizo humo, el cementerio estuvo vigilado por una sola persona, un sereno municipal, sin custodia policial.
 “-Fuentes del cementerio le juran a La Defensa que el candado de la puerta trasera de la necrópolis estuvo abierto esa noche.
  “-Durante la semana pasada corrió además el rumor de que en el cementerio habían
enterrado a una mujer como NN por estos días.
  “-Juran en Vigilancia que el libro de esa dependencia en la comuna, donde deberían figurar las llamadas del vigilador  pidiendo refurerzos la noche del 21/8, no está. En su lugar hay uno nuevo que comienza el 9/9/10, justo el día en que por Ensalada Mixta se dio esa noticia”.
 También mencionaba esa nota, entre otras cosas, que la entonces directora del cementerio, Griselda Regueira decía que estaba “apretada” en ese lugar y cque cuando La Defensa intentó entrevistarla, entró en pánico”lo contagió al intenedente y éste en un ataque de histeria empezó a llamar a autoridades provinciales acusando al director de La Defensa de “desestabilizador”.
“Periodista desestabilizador”
Y se repetía a los dos años y pico, el 29/12/12 en La Defensa Digital:
“Como se recordará, Erica Soriano desapareció el 21 de agosto 2010, y a las pocas horas llegó una información confidencial a La Defensa -proveniente de Vigilancia de la Municipalidad de Lanús- diciendo que ese sábado por la noche hubo movimientos extraños en el cementerio local. Luego otra fuente del mismo sector habló de que en la necrópolis, esa noche, hubo zona liberada y que se sospechaba que él cuerpo de Soriano había sido incinerado en el crematorio.
 “Sabía ya este medio de las vinculaciones de la familia Lagostena con el negocio de los sepelios, entonces La Defensa, poniendo por delante primero el deber civil, ese mismo sábado le hizo llegar esta especie primero a la entonces directora del cementerio Griselda Regueira, por interpósita persona, y luego se la comentó al entonces subjefe de policía, Salvador Baratta.
 “¿Creen ustedes que al enterarse el intendente rápidamente ordenó el cierre del cementerio y darle curso a la justicia? ¡No! lo que hizo fue amenazarlo a Baratta con quejarse de él al gobernador, “por llevarle el apunte a un periodista desestabilizador”, dijo el inefable Darío Diaz Perez”.

                                                Lisandro Martinez